Wordfeud trampa y ayuda

Ideas, Información, Investigación

Para Qué Sirve La Palabra?

Para Qué Sirve La Palabra
Las palabras nos sirven para pensar y comunicarnos sobre todo lo que hay, lo que pasa y cómo es lo que hay y lo que pasa. Y para comunicarnos sobre lo que no hay y poder inventar cosas, actividades, relaciones entre los seres humanos.

¿Qué es y para qué sirve la palabra?

La importancia de la palabra Dentro de las lenguas, la palabra ha sido siempre considerada el mayor ‘contenedor’ de significado. No hay mejor manera de conocer una lengua y una cultura que a través de sus palabras. La palabra es la expresión de los recursos que las diversas culturas usan para llamar a las cosas.

  1. Esta nominación no es arbitraria, pues esconde la historia, el recorrido, la manera de ver el mundo de una sociedad.
  2. De ahí que las palabras sean fundamentales para entender la realidad.
  3. Las palabras que usamos dan cuenta también de cómo somos, de nuestra manera particular e individual de ver el mundo.

Son testimonio de nuestra historia personal y de cómo esa historia se ha ido articulando a lo largo de generaciones con otras historias y otras realidades. Por ejemplo, últimamente he hablado mucho de la violencia simbólica machista y racista que se ejerce con el lenguaje.

Las palabras que se usan para referirse a las mujeres o diversos grupos étnicos y sus realidades expresan cómo vemos el mundo, cómo nos han educado, cuánto de violentos hay en nosotros. Y las palabras, aunque no sean soeces o violentas en sí, expresan mucho. Por ejemplo, cuando un hombre, en lugar de rescatar las cualidades profesionales de una mujer, destaca su belleza.

Cuando es importante que pase a hablar y a expresarse ante un público solo porque es hermosa y no por otra razón, ahí, las palabras están expresando la violencia, el hacer menos al otro, convertirlo en un objeto. Las palabras dan también cuenta del ADN de nuestras culturas.

Por ejemplo, el uso de diminutivos en el español andino esconde tras de sí siglos de dominación y de ‘sentirnos menos’. Es una manera de suavizar las peticiones, de no mirar a los ojos. No obstante, también es una manera de expresar cercanía, cariño. Si bien estas palabras llevan el signo de cierta ‘vergüenza’ se han resignificado para romper barreras.

El uso de diminutivos, como en el caso de las expresiones ‘no sea malito’ o ‘por favorcito’, puede ser mal visto por quienes pertenecen a una cultura cuyas palabras son ‘duras’ e ‘imperativas’; sin embargo, para nosotros pueden ser una manera de cortesía, aunque estén determinadas por una historia poco cortés.

  1. Con estos pocos ejemplos, vemos cómo la palabra es tan importante como expresión de lo que somos.
  2. Por lo general, los hablantes no reflexionamos acerca de la historia de nuestras palabras, no nos detenemos a pensar cuál es el recorrido ni cuáles son los significados de lo que decimos.
  3. Las usamos como herramientas conocidas, cuyo uso dominamos.

Pensemos, por ejemplo, en las veces que, al cepillarnos los dientes, hemos caído en cuenta de cómo está compuesto el cepillo. Aunque la comparación pueda parecer un poco burda, es lo que sucede con las palabras: están ahí, siempre estuvieron ahí, y las usaremos en la medida que nuestra competencia de hablantes nos lo permite.

Sin embargo, de vez en cuando sí es necesario pensar sobre lo que decimos, sobre lo que esconden las palabras que usamos, especialmente para no caer en errores. Y con errores no solo me refiero fallas sintácticas u ortográficas, sino a ignorar nuestro mundo, nuestros ancestros y a aquel que está a nuestro lado.

: La importancia de la palabra

¿Cuál es el sentido de la palabra?

Se entiende por sentido cuando al leer (o escribir) un texto, se localizan los significados que se almacenan y producen constantemente para lograr un efecto. Las palabras, sus usos, su organización, entre otros aspectos, producen un efecto de sentido en el lector. Para Qué Sirve La Palabra Por ejemplo, si se habla de una enfermedad como el SIDA, abordar el tema sólo desde el punto de vista biológico o clínico, resulta insuficiente. Se tienen que considerar elementos de carácter social, ético, cultural, entre otros, para que el efecto de sentido que se produzca se relacione con una realidad más amplia, para que se lea la realidad de una forma más completa.

¿Qué poder tiene la palabra en situaciones cotidianas?

¿Tienen poder las palabras? Para Qué Sirve La Palabra EL PODER DE LAS PALABRAS Las palabras, es decir, el lenguaje es lo que nos hace humanos. Tenemos una desarrollada manera de comunicarnos, con expresiones cotidianas o formales y diferentes formas de hablar dependiendo del contexto y la situación. Las palabras tienen el poder de resolver problemas, tienen el poder de emocionarnos, como cuando leemos un poema o un libro.

  1. A través de ellas transmitimos todos nuestros pensamientos, nuestras opiniones, dudas, experiencias Sin las palabras no nos diferenciaríamos de los animales, ya que no podríamos haber evolucionado culturalmente.
  2. Ellas han sido las que han marcado un “antes” y un “después” en nuestra historia.
  3. Las palabras provocan sentimientos diferentes en cada persona y todos sabemos qué palabra nos gusta o cuál no nos suena bien.

A mí, por ejemplo, me gustan las palabras “ilusión” y “sueño”, no sabría decir si por su significado o por cómo suenan, pero me gusta lo que representa cada una, me transmiten ánimos y buenas vibraciones. La palabra “frambuesa” también es una de mis favoritas, la combinación de esas letras y la sonoridad de la palabra me hacen parecer que mientras la pronuncio, las letras se me van deshaciendo en la boca.

Son estas pequeñas cosas las que hacen que las palabras sean mágicas. Nuestros gustos son inexplicables pero las palabras son capaces de provocar cosas distintas en cada uno de nosotros. ¿Por qué a tanta gente le gusta la palabra “libélula” y por qué tan poca se fija en la potente e impactante palabra “pasión”? Es ahí donde se encuentra el verdadero poder de las palabras, en lo que significan para cada uno y en su capacidad para cambiarlo todo.

Su uso puede servirnos para empezar una amistad, para enamorar, para perdonar, para aprender e incluso para equivocarnos. Por todo esto y por mucho más, no subestimemos nunca el poder de las palabras. Anna Gámez, 1er de Batxillerat : ¿Tienen poder las palabras?

¿Cómo se le dice a una persona que se expresa muy bien?

PANIZO RODRIGUEZ, Juliana

Beinhauer define el lenguaje coloquial como “el habla tal como brota natural y espontáneamente en la conversación diaria, a diferencia de las manifestaciones lingüísticas conscientes, y por tanto más cerebrales, de oradores, predicadores, abogados, conferenciantes, etc., o las artísticamente modeladas y engalanadas de escritores, periodistas o poetas” (1).

Forman parte del lenguaje coloquial los refranes, las frases proverbiales, los dialogismos y modismos. El modismo es definido por la Real Academia Española como “modo particular de hablar propio o privativo de una lengua, que se suele apartar en algo de las reglas generales de la gramática” (2). Este artículo tiene como objetivo ofrecer una serie de modismos que he recopilado en el partido judicial de Medina de Rioseco (Valladolid).

Abrir el día.- Se dice cuando está nublado si se despejan las nubes y aparece el sol. Acaba con la paciencia de Job.- Se aplica a la persona molesta e impertinente. A caballo y gruñe.- Dícese de aquel que obtiene un beneficio y lo estima en poco. Acabar la fiesta en paz.- Terminar un asunto con felicidad.

  • Acabarse el aceite.- Terminarse un negocio lucrativo.
  • A cara o cruz.- Juego de suerte con que se resuelve un derecho sobre el que hay disensiones.
  • A carrera tendida.- Se aplica al que corre un trecho largo sin detenerse.
  • A cazar moscas.- Se aplica al que no hace nada de provecho.
  • A conjugar el verbo amar.- Hablar con el novio o la novia.

Acudir como las abejas a la miel.- Se aplica a las personas que acuden solícitas al lugar en que se da algo. Acurrucado como las perdices.- Se dice de la persona que está encogida. Adornarse con plumas de pavo real.- Apropiarse de los méritos de otro. A donde Cristo dio las tres voces.- Estar un lugar excesivamente lejos.

  1. A dar el golpe.- Significa ir a comer.
  2. A aprender se va a la escuela.
  3. Se contesta a las personas que desean saber algo que nosotros conocemos y no queremos trasmitir a los demás o a la persona que lo pregunta.
  4. A desgarrapellejo.- Comer excesivamente.
  5. Apaga y vámonos.- Se emplea cuando se da por terminada una cosa.

A sacar pollos.- Se dice de la persona que se acuesta muy temprano. A escardar cebollinos.- Despedir a uno con aspereza, negándole lo que pide. Atascarse el carro.- Pararse de improviso alguna cosa. A tres menos cuartillo.- Con escasez, con pobreza. Aunque me aspen.- Indica el propósito inquebrantable de no hacer una cosa.

  1. Aunque se hunda el cielo.- Manifiesta el firme propósito de no ceder a una cosa.
  2. Báculo de la vejez.- Se dice de la persona que ofrece su ayuda a un anciano.
  3. Calado hasta los tuétanos.- Se dice del que se moja mucho cuando llueve.
  4. Bajar el pistón.- Bajar el precio de una cosa.
  5. Bajo cubierta.- Metafóricamente estar resguardado.

Beber los vientos.- Ser inteligente y vivo. Blanco como un vencejo.- Se dice de lo que es muy moreno. Mano rota.- Se aplica a la persona que gasta mucho. Bordar una cosa.- Hacerla con primor. Brazo de mar.- Se aplica a la mujer hermosa y elegantemente vestida.

Bribón de siete suelas.- Dícese del que es muy pícaro y bellaco. Buen punto filipino.- Se dice de la persona de mala conducta. Burro de carga.- Persona laboriosa y de mucho aguante. Cabe en un dedal.- Dícese de lo poco o muy escaso. Cabeza apepinada.- La que es de forma larga, estrecha y puntiaguda. Cacarea más que una gallina.- Se dice de la persona que habla mucho y sin oportunidad.

See also:  Con Que Elementos Se Pueden Derivar Palabras?

Cada lunes y cada martes.- Con frecuencia. Cada uno es hijo de sus obras.- Significa que a cada uno se le juzga por sus méritos. Caer de golpe y porrazo.- Caer con violencia. Caer en desgracia.- No ser simpático a los demás. Caer en gracia.- Conquistar las simpatías y el afecto de los demás.

  • Callejón sin salida.- Conflicto de muy difícil o de imposible resolución.
  • Cambiar de aires.- Cambiar el lugar en que se vive y fijar su residencia en otro sitio.
  • Meterse en camisa de once varas.- Significa meterse en lo que no le importa.
  • Canario de alcoba.- Se denomina de este modo al niño que llora mucho.

Cantar el kikiriki.- Verse apurado y confesar cuanto se sabe de algo. Cantar sin tino.- Hablar mucho y sin fundamento. Cantar victoria.- Salir de la gravedad o del peligro. Capaz de revolver a Roma con Santiago.- Se aplica a la persona enredadora y tenaz en el logro de una cosa.

  1. Cara de mico.- Se dice del que tiene la cara delgada y de facciones muy pronunciadas.
  2. Cara de virgen.- Se dice de la mujer bella y humilde.
  3. Cargar con el mochuelo.- Aceptar la responsabilidad de una cosa.
  4. Casa por casa.- Andar de casa en casa sin dejar una.
  5. Cayó en el garlito.- Se dice de la persona a la que se prepara una emboscada en la que cae al fin.

Cayó molido.- Metafóricamente, rendido por el sueño y el cansancio. Cerrado como pata de mulo.- Dícese de la persona torpe y atrevida. Cerrar los ojos.- No pensar en los peligros de una cosa y realizarla. Cerrarse el cielo.- Significa cubrirse de nubes.

  • Chapado a la antigua.- Se dice de la persona muy apegada a los hábitos y costumbres de los mayores.
  • Clamar a Poncio Pilato.- Lamentarse vana e inútilmente de alguna cosa.
  • Coche de San Francisco.- Metafóricamente los pies y las piernas de cada uno.
  • Coger la ocasión por los pelos.- Aprovecharse de las circunstancias y momentos más oportunos para el logro de una cosa, venciendo para ello grandes dificultades.

Cogerle con las manos en la masa.- Sorprenderle en el momento en que está realizando una cosa. Compuesto y sin novia.- Se aplica al que espera un beneficio y no lo recibe. Comulgar con ruedas de molino.- Dícese de la persona que cree todo lo que le dicen.

  • Con las orejas gachas.- Se dice de la persona a quien se avergüenza y humilla.
  • Con los trapitos de cristianar.- Vestir elegantemente.
  • Con más conchas que un galápago.- Se dice de la persona hipócrita.
  • Con pies de plomo.- Con prudencia y discreción.
  • Consultar con la almohada.- Meditar con el tiempo necesario algún asunto.

Con puntos y comas.- Sin omitir detalle. Convertirse en agua de cerrajas.- Quedarse en nada. Corre que se las pela.- Se dice del que corre mucho o huye con precipitación. Correr las siete partidas.- Andar mucho. Cortar el bacalao.- Ser el amo o el cabeza de algo.

  • Cortarse la coleta.- Abandonar un oficio u ocupación.
  • Costarle un riñón.
  • Costar un ojo de la cara.- Se dice de lo que es excesivamente caro.
  • Dar cambiazo.- Engañar a uno sustituyendo una cosa por otra.
  • Dar tres cuartos al pregonero.- Divulgar mucho una noticia.
  • Dar la tostada.- Molestar a los demás.
  • Darle una solfa.

Darle una somanta.- Maltratar a una persona. Dar lo mismo así que asá.- Indica que es lo mismo una cosa de un modo que de otro. Chuletas de huerta.- Se aplica a todas las legumbres u hortalizas. Dar un ojo a la ropa.- Jabonarla cuando se lava. Dar un soplamocos.- Metafóricamente dar un golpe a uno en la cara.

Dar un trago.- Ofrecer uno bebida a otro. De abrigo.- Se dice de una persona de cuyas acciones hay que prevenirse. De agallas.- Se dice de la persona de resistencia, energía y carácter. De anchas espaldas.- Se dice de la persona tranquila y despreocupada. De alto coturno.- Se dice de la persona distinguida y de posición elevada.

De Judas a Pilatos.- Se dice de las personas que salen de un apuro para entrar en otro mayor. De armas tomar.- Se dice de la persona descarada y de no buenas costumbres. De baja cuna.- Significa de condición humilde. De bóbilis, bóbilis.- De balde; sin costar nada.

  1. De buena pasta.- Se dice de la persona de buen carácter, humilde y transigente.
  2. De buena cepa.- Significa de buena condición y procedencia.
  3. Defenderse a capa y espada.- Defenderse con resolución y energía.Dejarle en la estacada.- Significa poner en aprieto a una persona y abandonarla.
  4. Doblar la esquina.- Dar vuelta a la esquina.

Don nadie.- Se dice de la persona que se da importancia sin fundamento para ello. Duro de pelar.- Se dice de las personas que se resisten a alguna cosa. En un abrir y cerrar de ojos.- En un santiamén. En un periquete.- Momento breve y rápido. En cuanto que apunta el día.- Significa desde el amanecer.

Encontrar su media naranja.- Se dice del que encuentra una esposa digna de su consideración y cariño. En el caballo de San Francisco.- Significa a pie, andando. Echar el guante.- Significa robar. Echar un capote.- Ayudar a uno en una necesidad. Echar el quilo.- Significa fatigarse a causa de un trabajo duro.

El año de la nana.- Tiempo pasado y muy remoto. El cuento de nunca acabar.- Se dice de un asunto que se embrolla y nunca se ve el fin. Estar a buen pelo.- Significa ser muy caro. Garbanzo negro.- Símbolo de la fatalidad y desgracia. Gente de tablas.- Se dice de la que se dedica al teatro.

  • Habla que se las pela.
  • Hablar por los codos.- Se dice de la persona que habla excesivamente y sin fundamento.
  • Hablar a borbotones.- Significa hablar apresuradamente, queriendo decirlo todo de una vez.
  • Hablar a buen tuntún.- Hablar lo primero que se ocurra, venga o no venga bien al asunto de que se trata.

Hablar con el corazón en la mano.- Significa hablar con sinceridad y afecto. Hecho un alfiler. Hecho un alambre. Hecho una bacalada. Hecho una espátula.- Se dice de la persona que está muy delgada. Hecho un botijo.- Se dice de la persona baja y gruesa. Importarle un pepino.

  1. Importarle un rábano.
  2. Importarle un pimiento.- Significa no importarle nada.
  3. Ir de bureo.- Significa ir de fiesta.
  4. Ir de herodes a pilatos.- Significa ir de mal en peor.
  5. Irse por los cerros de Úbeda.- Salirse de la cuestión de que se trata y hablar inoportunamente.
  6. La casa de tócame roque.- Se dice de aquella casa en que sus habitantes no se entienden y cada uno tira por su lado.

La letra del borrego.- Familiarmente la B. Las cuatro verdades del barquero.- Dichos que amargan a quien se dirijen, pero que no admiten réplica. La semana que no traiga viernes.- Familiarmente nunca. La siesta del carnero.- La que se duerme antes del mediodía.

  • Lavarse a lo gato.- Lavarse con poco agua y mojándose lo menos posible.
  • Le colgó el mochuelo.
  • Le colgó el muerto.- Echar a otro la culpa de alguna cosa.
  • Le dio la ventolera.- Terquedad; obcecación.
  • Leerle la cartilla.- Decirle con claridad y energía lo que importa que sepa y que no olvide.
  • Leer entre dientes.- Pronunciar mal lo que se lee.

Le habla con el corazón en la mano.- Se aplica al que habla con sinceridad y franqueza. Le han puesto en su casa.- Se dice de la persona que recibe un gran beneficio. Le hizo ver las estrellas.- Significa causar un daño o dolor intenso. Le hizo un siete.- Se aplica al roto en la ropa.

  1. Le metió debajo de la suela del zapato.- Dícese del que es dominado y vencido por otro.
  2. Le partió por el eje.- Se dice por aquél a quien se ocasiona un gran perjuicio.
  3. Le queda el rabo por desollar.- Se dice de los asuntos que ofrecen grandes dificultades.
  4. Le supo a cuerno quemado.- Se dice de aquello que disgusta o desagrada.

Le tocó la china.- Equivale a tener mala suerte. Levantar el codo.- Significa beber mucho. Levantarle a uno hasta el cielo.- Significa elogiarle mucho. Levantarse con el alba.- Significa madrugar. Le viene pintiparado.- Dícese de aquello que sienta bien a una persona.

  • Librarse del chaparrón.- Salvarse de un gran peligro.
  • Llegar y besar el santo.- Explica la brevedad con que se logra una cosa.
  • Llenar el monago.- Significa comer mucho y bien.
  • Llevar el agua a su molino.- Dirigir en su interés y provecho exclusivo aquello de que puede disponer.
  • Llevar el gato al agua.- Ver quien ejecuta directamente una cosa.

Llevarse las horas muertas.- Significa llevar mucho tiempo del mismo modo. Lo dice con la boca chiquita.- Se refiere a la persona que dice lo que ni siente ni quiere. Marcharse a la francesa.- Se dice de aquel que se va de un sitio sin despedirse. Marchársele el santo al cielo.- Olvidarse de algo.

Embobarse. Me dejó con un palmo de narices.- Expresión familiar que denota chasco; desaire, quebranto. Medirle con el mismo rasero.- No establecer diferencias ni excepciones para ninguno. Meterse de hoz y de coz.- Sin permiso ni miramientos. Meterse en un berengenal.- Meterse en negocios escabrosos y de difícil salida.

Mirar por encima del hombro.- Consiste en mirar a una persona con desprecio. Morder el cordel.- Sufrir intensamente y resignarse. Mover la sin hueso.- Hablar mucho. Mudar de casaca.- Cambiar por completo de carácter. Muy entrado en años.- Se dice de la persona de edad avanzada.

  1. Nacer con estrella.- Nacer con suerte.
  2. Nacer estrellado.- Nacer sin suerte.
  3. Nada entre dos platos.- Indica la poca importancia de alguna cosa.
  4. Nadie dijo esta boca es mía.- Se aplica cuando hay silencio absoluto.
  5. Nadie le da vela en este entierro.- Rechazamos con esta expresión la intervención del que se inmiscuye en asuntos que no le importan.
See also:  Con Que Comando Encontrar Una Palabra En Autocad?

Necesita más palos que borrico de yesero.- Se dice de la persona indómita y de la mala condición. No da en el clavo.- Se dice de la persona falta de tino, acierto. No dejarle de su mano.- Significa velar por una persona. ¡No es nada lo del ojo!.- Se utiliza para dar gran importancia a un hecho.

No está el horno para bollos.- Significa no estar una persona en disposición para lograr de ella lo que se desea. Ojos de gato.- Persona que los tiene azules o varios en el color. Oler a chamusquina.- Presentir o sentir próximo el peligro. Ordeñar la cabra.- Sacar todo el provecho o jugo a una cosa. Orondo y morondo.- Contento, satisfecho.

Oye crecer la hierba.- Se dice de la persona que es muy inteligente. Otro que tal baila.- Otro que nos merece el mismo concepto. Palabras de buena crianza.- Expresiones de cortesía. Palabras mayores.- Injuriosas y ofensivas. Pan comido.- Dícese de todo lo que es fácil.

Paño de lágrimas.- Persona en quien se encuentra consuelo y ayuda. Parada y fonda.- Suspensión repentina de alguna cosa. Parece el badajo de la campana.- Se dice de la persona que habla mucho. Parece que le tasan la ración.- Se dice de la persona muy delgada. Parece que tiene el baile de San Vito.- Se dice de la persona que se mueve muchísimo.

Parece que se alimenta de aleluyas.- Se dice de la persona y del animal muy delgado. Parece la estampa de la herejía.- Se aplica a la persona fea y mal vestida. Parece una leonera.- Se dice de la casa o habitación sucia y desordenada. Parece un bebedero de patos.- Se dice del agua que está sucia y revuelta.

Parece un trapero.- Se dice de la persona sucia y mal vestida. Partida serrana.- Comportamiento injusto y desleal. Pasajero como una nube de verano.- Se dice de lo poco estable. Pasar las de Caín.- Sufrir mucho. Patas de banco.- Salidas inoportunas y necias. Patitas de perdiz.- Se dice de los niños que llevan calcetines o medias encarnadas.

Perdido en la noche de los tiempos.- Lo que se abandona, se olvida. Pico de Oro.- Se aplica a la persona que habla muy bien. Pocas y en zarzas.- Se dice de lo que además de poco es malo y dificultoso. Poner a uno como un pingo. Poner a alguno como un estropajo.- Se dice por la persona a quien se reprende e insulta.

  1. Poner a uno a la sombra.- Encarcelarle.
  2. Poner a uno colorado.- Significa avergonzarle.
  3. Poner a uno en candelero.- Significa elogiarle.
  4. Poner a uno en un brete.- Significa poner a uno en un apuro.
  5. Poner cara de vinagre.- Significa demostrar contrariedad, disgusto.
  6. Poner el grito en el cielo.- Protestar por algo que nos perjudica.

Ponerse de morro.- Significa enfadarse. Ponerse las botas.- Enriquecerse. Por arte de birlibirloque.- Sin explicarse la razón de una cosa. Por chiripa.- Familiarmente, por casualidad. Por dinero baila el perro.- Indica interés o egoísmo en las personas. Pordiosear.- Pedir con insistencia y humildad una cosa.

Punto filipino.- Se dice de la persona que tiene poca vergüenza. Punto y aparte.- Indica que no queremos o no nos conviene hablar más de un asunto. Puñalada trapera.- Significa golpe intenso, profundo y traicionero. Quedarse a la cuarta pregunta.- Se dice del que no entiende una cosa. Quedarse como el que ve visiones.- Asombrado, sorprendido de una cosa.

Quedarse en ayunas.- Significa no entender lo que otros hacen o dicen. Quedarse sin camisa.- Familiarmente pobre, sin nada. Quedarse en mantillas.- Familiarmente y metafóricamente sin posesiones. Quedarse para casta de grajos.- Se aplica a la persona que piensa que no ha de morirse nunca.

Quedarse para vestir santos.- Se aplica a la persona que no se casa porque no tiene pretendientes. Quedarse sin blanca.- Familiar y metafóricamente pobre, sin dinero. Quedarse in albis.- Significa no entender nada. Quemarle la sangre al lucero del alba.- Se dice de la persona impertinente y excesivamente molesta.

¿Qué santo se había caído del altar?.- Expresión familiar con que se denota lo extraño e inesperado y sorprendente de una cosa. ¿Qué tripa se te ha roto?.- Equivale a ¿qué quieres? Saber a cuerno quemado.- Significa saber mal una cosa. Saber algo de pe a pa.- Significa saber un libro o escrito totalmente.

Saberse bandear.- Saber vivir con holgura y comodidad. Saber una cosa al dedillo.- Conocerla al dedillo. Sacar tajada.- Lograr beneficio y provecho en alguna cosa. Sacar la cabeza caliente y los pies fríos.- No lograr lo que se pretendía. Sacarle de sus casillas.- Impacientar a uno, provocarle. Salir arreando.- Abandonar con precipitación un lugar.

Salirle el tiro por la culata.- Producir algo el efecto contrario al que se esperaba. Se armó la de San Quintín.- Se aplica a las riñas o revoluciones. Se cerró en banda.- Indica propósito firme en una idea y resolución de no transigir con lo que otros proponen.

¿Se come con cuchara o con tenedor?.- Pregúntase, irónicamente, por lo que no se entiende. Se fue bufando.- Es decir incómodo, de mal humor. Se me cayó el alma.- Dícese de lo que produce duelo, impresión de desaliento y angustia. Se mete por el ojo de una aguja.- Expresión familiar que indica agudeza, perspicacia en una persona.

Se parece al Papamoscas de Burgos.- Dícese de la persona que se queda absorta en un pensamiento o fija la vista en un lugar. Subirle a la luna.- Subirle a las estrellas. Ponderar mucho a una persona. Su mano derecha.- Se refiere a la persona que ayuda a otra.

  • Tapiar a piedra y lodo.- Tapiar a cal y canto.
  • Cerrar herméticamente.
  • Tenderse a la bartola.- Tumbarse libre de cuidados y preocupaciones.
  • Tener más orgullo que don Rodrigo en la horca.- Se dice de la persona soberbia y vanidosa.
  • Tener miga.- Ser de importancia y trascendencia una cosa.
  • Tener muchas influencias.- Ser vanidoso, soberbio y mentecato.

Tener buenas tragaderas.- Creer lo que dicen sin examinarlo. Tirar de la manta.- Descubrir algo grave e importante. Tirar la casa por la ventana.- Hacer gastos extraordinarios, ser derrochador. Todo anda manga por hombro.- Indica desorden, desconcierto.

  1. Todo el monte no es orégano.- Indica que no son tan fáciles las cosas como algunos creen.
  2. Todo le sale patas arriba.- Indica la desgracia o fatalidad de una persona.
  3. Tomar las de Villadiego.- Significa huir precipitadamente.
  4. Trabajar más que un burro de carga.- Se aplica a la persona que trabaja sin descanso.

Tragar el anzuelo.- Significa engañar a una persona. Tuno de marca mayor.- Se aplica a la persona muy astuta y solapada. Una buena caminata.- Se aplica a los paseos largos y a las grandes distancias. Una hormiguita para su casa.- Dícese de la persona trabajadora y ahorradora.

  1. Una salida de pata de banco.- Se aplica a las inoportunidades y majaderías que algunos dicen.
  2. Un cielo raso.- Dícese de la techumbre que es lisa y se cubre con yeso blanco.
  3. Un día de perros.- Se dice de un día de temporal fuerte con ventiscas y lluvias.
  4. Uno del padre y otro de la madre.- Se aplica a las cosas que son distintas y deberían ser iguales.

Un vestido muy historiado.- Se aplica a los vestidos extravagantes y ridículos por su color o confección. Vale un imperio.- Se dice de la persona o cosa que se estima y considera. Vara alta.- Autoridad, poder. Vas a sacar pollos.- Se dice al que está mucho tiempo sentado en la cama.

¿Vas de pesca ?.- Se dice a la persona que lleva los pantalones muy cortos. Váyase a escardar cebollinos. Váyase a freir espárragos.- Se usan estas frases para despedir a alguno con desprecio. Venir de perlas.- Venir oportunamente y con provecho una cosa. Verse y desearse uno.- Significa costarle mucho cuidado o afán ejecutar una cosa.

Vivir a sus anchas.- Vivir cómodo y holgadamente. Vivir de la uña.- Vivir del robo. Ya le llegará su San Martín.- Pronóstico que hacemos, refiriéndonos a alguno en quien auguramos ver realizado un mal que nosotros sufrimos. _NOTAS BEINHAUER, W. : El español coloquial, Madrid, Gredos 1973, p.9.

  1. 2) REAL ACADEMIA ESPAÑOLA: Diccionario de la Lengua Española, 2ª ed.
  2. Madrid, 1984, pp.917-918.
  3. BIBLIOGRAFIA CABALLERO, R.; Diccionario de modismos de la Lengua Castellana, Buenos Aires, 1942.
  4. CASARES, J.
  5. Introducción a la lexicología moderna, Madrid, 1950.
  6. IRIBARREN, J.M.
  7. El porqué de los dichos, Madrid, 1974.

LORENZO, E. : El español de hoy, lengua en ebullición, Madrid, 1966. VIGARA, A.M. : Morfosintaxis del español coloquial, Madrid, Gredos, 1992.

¿Cómo se compone la palabra?

Las palabras están formadas por MORFEMAS, que son las unidades más pequñas de la lengua con significado. Algunas palabras están formadas por un solo morfema: mar, sol. Las palabras que pueden llevar morfemas flexivos se llaman VARIABLES (flexivas).

¿Cómo se construye una palabra?

Formación de palabras

  • Las palabras se forman por composición, uniendo palabras de significado independiente para formar un nuevo significado, o por derivación, a partir de una raíz base que recibe uno o varios afijos.
  • 26.1 Composición
  • Completa
  • Por palabras compuestas de unión completa entendemos aquéllas que 1) sólo tienen un acento tónico, 2) se escriben siempre juntas y 3) sólo el segundo formante admite variación de género y número.
  • Paraguas, hispanohablante, sudamericano, sacacorchos, etc.
Sustantivo + sustantivo: coliflor, bocamanga, carricoche
Sustantivo + adjetivo: pelirrojo, caradura, alicaído
Adjetivo + sustantivo: medianoche
Adjetivo + adjetivo: sordomudo
Verbo + sustantivo: posavasos, salvamanteles, sacacorchos, paraguas, parachoques, parabrisas, limpiaparabrisas
See also:  A Qué Se Refiere La Palabra Buchón?

ol>

  • Incompleta
  • Por palabras compuestas de unión incompleta entendemos aquéllas que 1) mantienen cada cual su propio acento tónico y gráfico, 2) se escriben separadas o unidas por un guión y 3) sólo uno de los formantes admite variación de género y número, generalmente el primero.
  • Hombre rana > hombres rana, coche-cama > coches-cama (coches cama), perro policía > perros policía
  • 26.2 Derivación
  • Adjetivos gentilicios
  • -án: alemán -ano: venezolano
    -aco: polaco -eco: guatemalteco
    -eno: chileno, -eño: madrileño
    -ense: estadounidense -és: inglés
    -í: marroquí -ino: argentino
    -io: canario -ita: moscovita
    -ol: español -ota: chipriota
    -ú: hindú

    Adjetivos derivados

    Con significado de “que tiene”: -oso : cremoso, canoso
    -liento : somnoliento
    -udo : melenudo
    Con significado de “que puede ser receptor de una acción”: -ble : comestible
    -dero : llevadero
    -torio : giratorio

    Palabras derivadas con prefijo

    Temporal
    ante- anterioridad antepasado, anteanoche, anteayer, antepenúltimo, antediluviano
    pos-/post- posterioridad posponer, posguerra, posgrado
    pre- anterioridad prever, preseleccionar, prejubilación, precampaña, predemocrático, prenatal

    table>

    Espacial ante- anterioridad antesala, anteponer entre- a medio (verb. y adj.), en el medio (sust.) entrecerrar, entreabrir, entrefino, entrecano, entreacto, entrepierna inter- relación entre dos interponer, intercambiar, interestatal, internacional, intercomunicación infra- por debajo de infravalorar, infrahumano, infraestructura intra- dentro de intramuscular, intrahistoria, intramuros pos-/post- posterioridad postónico, postpalatal retro- hacia atrás retroceder, retrotraer, retrovisor sobre- por encima de sobrevolar, sobresalir, sobrevalorar, sobrecarga, sobrepeso super- encima de superponer, superestructura sub- por debajo de subcontratar, subarrendar, submarino, suburbano, subcampeón, subdirector ultra- más allá de ultramar, ultramundano, ultratumba

    table>

    Otros a- significado contrario al expresado en el adjetivo original, arrítmico, afónico. anti- oposición antidisturbios, anticaspa, antipático con- cooperación o participación entre varios componer, contratar, convenir des- acción contraria deshacer, desvestirse, descubrir. in- negación inútil, infeliz, imberbe, imposible (nótese el cambio n > m ante p y b ) re- repetición recomponer, redistribuir, retorcer

    Sustantivos derivados Con significado de “profesión u oficio”

    -ario: bibliotecario -ero: carnicero, -dor: soldador
    -ista: dentista, -ta: ácrata, -tor: locutor
    -nte: estudiante, delineante, dependiente, asistente, ayudante

    Con significado de “lugar donde hay/ se hace”

    -dor: comedor -ría: panadería -ero: matadero
    -eda: alameda -ar: melonar -rio: dormitorio

    Afijos valorativos

    De tamaño pequeño (1) o grande (2): (1) -ito: perrito -illo: bolsillo -ín: pequeñín
    (2) -ón: plumón -azo: perrazo -ote: librote

    table>

    De menosprecio: -ucho : perrucho -uco: muchachuco

    Formación de palabras

    ¿Cómo sería la vida sin palabras?

    «Un mundo sin palabras sería invisible» miguel lorenci | madrid «Si perdemos la palabra lo perdemos todo y desaparecemos como especie». Lo asegura el escritor y académico leonés José María Merino, que lamenta como «la literatura y las humanidades son hoy las cenicientas del sistema educativo».

    Merino reúne en Aventuras e invenciones del profesor Souto (Páginas de Espuma) todos los escritos y reflexiones en torno a este personaje quijotesco. Son cuentos, microcuentos y un novela corta protagonizada por un lingüista que tiene tanto de ‘alter ego’ como de doble del narrador, con quien comparte inquietudes y preocupaciones.

    Lo evidencia en unos textos en los que se habla de Micronaciones, de soberanías de bolsillo, de un país llamado Minilandia con capital en Nanópolis y que conectan con una candente realidad ante la que Merino y Souto toman posición. «Lo que persiguen los separatistas catalanes pertenece a una tradición tan española como es la concepción de la vida como sueño», aventura.

    «Hay una tradición triste en este asunto: la primera Constitución, la del 12, se la cargó el rey felón. La del 31 se la cargó Franco. Y lo que está pasando en Cataluña es otro golpe contra la Constitución, y sin Constitución no vamos a ningún sitio», diagnostica Merino sobre un problema que no tiene ni tendrá una solución fácil.

    «Va ser como una larga enfermedad que nos va a dañar durante mucho tiempo», vaticina. «Si se quiere cambiar el país tiene que ser a través de la Constitución. Y hay posibilidad de hacerlo, pero si damos un golpe contra la Constitución volvemos a esa tradición tan nuestra de la vida como sueño», insiste.

    Distingue Merino «claramente» la ficción «de una realidad que no necesita ser verosímil, al contrario que la literatura, que debe ser verosímil y hacer creíble un cuento sobre vampiros». Una realidad que se torna «rarísima» y que le lleva a preguntarse «si en una novela nos creeríamos lo que está pasando: que vuelvan a salir misiles que pasan por encima de Japón o lo que vivimos en nuestro país con la propuesta de secesión en Cataluña».

    «La lengua es una víctima de las nuevas tecnologías» asegura el académico y narrador que no utiliza ni Twitter ni WhatsApp, que tiene una relación «extraña» con Internet y que se queda estupefacto ante las patadas al léxico, la gramática y la ortografía que inundan la red.

    • «Todo está en Internet, pero es un mundo lleno de limitaciones; lo que supuestamente amplía la comunicación reduce su complejidad», dice.
    • «Mi nieto me manda barbaridades por correo y mensajes electrónicos escritos en un argot ininteligible» agrega risueño este guardián de la lengua en la RAE que se negó a la aceptación de «iros» por «idos».

    Invasores «La Academia no hace el lenguaje», advierte. «Es como el ICONA de las palabras y tiene que aceptar pájaros y especies exóticas e invasoras como las cotorras y las chumberas, sabiendo que no se puede luchar contra las cosas invasivas», se resigna el ganador del premio Nacional de Literatura y el de la Crítica.

    «Si se destruyen las formas y las estructuras de la comunicación vamos a Babel. Hay que defender el lenguaje desde el punto de vista de la coherencia comunicativa», reivindica Merino, que denuncia «el abandono educativo de la literatura y de las humanidades». «Son las cenicientas, especialmente la literatura, que va a ser optativa y eso es de risa», señala.

    «Se está perdiendo la formación literaria, aunque nunca hubo mucha. Y si perdemos la lectura y la ficción escrita se acaba todo; habría que plantearse que será de nuestra especie» insiste el escritor. «Las palabras y el pensamiento simbólico nos sostienen y nos permiten vivir.

    Nos dan forma a nosotros y al mundo y sin ellas se acaba el mundo como lo conocemos», asegura. «Un mundo sin palabras sería invisible, inexistente» dice Merino que se felicita, con todo, por la pervivencia «de un reducto defensivo y entusiasta de gente que sigue leyendo y escribiendo bien». El profesor Souto nació a finales de los ochenta con el encargo de un cuento para un diario.

    Desde entonces convive con su autor a quien vigila de cerca y le reclama presencia. « ‘Merino, esta historia es para mí’, me dice a menudo», confiesa su creador. «Tiene que ver con mis inquietudes sobre el lenguaje, con los signos que tanto nos desconciertan», resume.

    Sus cuentos son un interesante «juego metaliterario» en el que Merino se inició con la lectura de ‘Niebla’ —«la rebelión del personaje me influyó muchísimo»— y que siguió con el Rimbaud que asegura que «yo es otro». Maestro del cuento y el microcuento, cree Merino que nos sobra talento en un género «que felizmente ha salido de las catacumbas».

    «Tenemos muy buenos cuentistas, mucho talento joven ya sea en el cuento realista, simbolista, fantástico o surrealista», asegura. Lo constata como jurado de pequeños premios de como renegado de los jurados grandes premios comerciales. «Hace años que juré no volver a ser jurado de esos premios que gana un famoso que firma una novela que no se sabe quién la escribe», dice.

    • Reivindica un tipo de literatura popular de calidad «que menosprecié de joven».
    • Literatura efímera «A Somerset Maugham lo he valorado con los años y de Stephen King tenía una visión distorsionada: es popular pero es un gran escritor si lo comparamos con Dan Brown, que es una aberración», asegura.
    • «El ‘Código Da Vinci’ no se hubiera publicado ni en un quiosco cuando yo era joven.

    Está por debajo de toda la literatura popular que se publicaba cuando yo tenía quince años» señala. «Es literatura efímera. Ha entrado en el mundo y habrá que aprender a convivir con ella», concluye. : «Un mundo sin palabras sería invisible»

    ¿Cuál es la magia de la palabra?

    El juego de Conciencia Morfológica, conocido como La magia de las palabras, se trata de un material de intervención desarrollado en forma de juego que tiene como objetivo estimular y desarrollar el reconocimiento de los lexemas y demás partes configurativas del lenguaje en contextos clínicos, escolares o familiares.

    Su enfoque lúdico hace que su uso resulte dinámico y ameno. El cuidado diseño inspirado en el mundo de la magia, facilita la inmersión y atención de los más jóvenes. La magia de las palabras consta de 3 juegos de cartas diferentes inspirados en otros tradicionales: • Palabras encantadas: el objetivo de este juego es entrenar el reconocimiento de los lexemas para desarrollar una mayor precisión a la hora de discriminar palabras con raíz similar.

    Esto se consigue mediante la identificación de lexemas idénticos en las cartas de los demás jugadores. • Abracadabra buscapalabras: se trata de estimular el reconocimiento global de las palabras mediante una tarea de discriminación de estímulos verbales.

    1. Se deben encontrar únicamente las palabras idénticas que aparecen en las cartas.
    2. Pociones léxicas: se desarrolla la capacidad expresiva mediante la generación de la mayor cantidad posible de palabras.
    3. Esto permite obtener habilidades analíticas sobre las diferentes partes componentes de las palabras y el desarrollo del vocabulario.

    Puede usarse individualmente en consulta o en grupos de 2 a 6 jugadores. Para Qué Sirve La Palabra